Parálisis del sueño: los sustos que nos da el cerebro

Si al morir hay unos segundos o minutos en los que ya no tenemos control sobre nuestro cuerpo pero estamos conscientes, la parálisis del sueño tiene que ser lo más parecido a esa sensación. Lamentablemente para mí, la experimento con frecuencia.

La primera vez tenía unos 16 años. Estaba por despertarme y noté que no podía moverme. Escuchaba a un niño llorar y de repente sentí una mano en mi cuello, apretando y sofocándome. Fue uno de esos sustos en la vida que solo se te olvida con un susto peor.

La parálisis del sueño a veces incluye alucinaciones. Pueden ser auditivas, visuales o táctiles. En ocasiones, uno simplemente siente que hay algo o alguien en la habitación. Normalmente, las intenciones de ese alguien no son buenas.

Hay mucha mitología alrededor de este trastorno del sueño. Desde los íncubos, al Hombre del sombrero o la Gente sombra, todos estos seres están asociados a la parálisis. Muchas personas aseguran verlos durante los episodios. En mi caso, cuando era adolescente, solía escuchar voces mientras yacía en mi cama, tieso como pan viejo. Las voces me decían cosas que no entendía, pero tenía muy claro que no me estaban arrullando para que me volviera a dormir.

Hombre sombra

Si uno cree en fenómenos paranormales, aquello es terriblemente angustiante. Ya de por sí, la parálisis del sueño es sumamente desagradable y genera una ansiedad terrible. Si le sumamos a eso un demonio susurrándote mierdas feas al oído, el asunto alcanza tintes muy oscuros. Y si crees que el demonio es real, pues toca llamar a los padres Merrin y Karras antes de que empieces a vomitar sopa de lentejas y flotar por el aire.

NADA QUE TEMER, TODO ESTÁ EN LA CABEZA

Pero el fenómeno no tiene nada de paranormal. Me tomó unos años entenderlo y aceptarlo. Se calcula que un 60% de la población ha sufrido alguna vez parálisis del sueño y alrededor de un 5% la experimenta con frecuencia. ¡Qué bien por mí! Soy uno de los pocos afortunados.

En mi familia todos la hemos experimentado alguna vez, siendo mis hermanas y yo quienes pasamos por esta experiencia con mayor frecuencia. Simplemente se trata de un trastorno del sueño en el que se disocian los mecanismos que provocan la relajación muscular y los que nos mantienen en estado de alerta.

Esa es al menos la explicación más aceptada, pues no hay una causa exacta conocida. Se asocia la parálisis con no dormir suficiente, tener horarios irregulares o estar pasando por épocas de estrés y ansiedad. El uso de drogas y algunos medicamentos también la pueden desencadenar.

No hay ningún peligro real para quienes la padecemos. Ni siquiera cuando sentimos que alguien nos sofoca apretando nuestro cuello o pecho. También descubrí que eran sensaciones relativamente frecuentes en estos episodios. Resulta todo muy desconcertante, porque en el momento sientes, literalmente, que si aquello continúa te vas a morir. Y luego te despiertas, no ya pensando que un demonio te quiere matar, sino que quizás tienes un problema cardíaco serio.

ALGUNOS PREFIEREN LA EXPLICACIÓN PARANORMAL

Recuerdo que hace unos años, cuando ya había aceptado que la parálisis era algo simplemente fisiológico, decidí ver un documental que hablaba sobre el tema llamado The Nightmare (La pesadilla). Varias personas contaban sus episodios e intentaban explicar las causas. Muchos de ellos, aseguraban que se trataba de algo paranormal.

Incluso uno de los entrevistados, un chico muy joven, decía estar seguro de que un día moriría en uno de estos episodios, los cuales describía como aterradores. Tenía la certeza de que la Gente sombra o el Hombre del sombrero se lo llevarían al mismísimo infierno.


Yo nunca había tenido alucinaciones visuales durante mis episodios, solo auditivas o táctiles. Y desde que había aceptado que la parálisis no tenía nada de sobrenatural, ya no experimentaba episodios inquietantes mientras las padecía. No pasaban de una sensación incómoda antes de despertarme o dormirme que me ponían de mal humor.

Pero esa noche, tras ver The Nightmare, apareció ante mí un hombre sombra durante un episodio de parálisis. Al día siguiente, se lo conté divertido a Sabrina. Me parecía gracioso cómo un documental me había sugestionado hasta ese punto.

Otro quizás habría corroborado su tesis de que la parálisis del sueño es algo sobrenatural. Yo ya había aceptado hace mucho que mi cerebro hace cosas raras y fascinantes sobre las que no tengo ningún control, por lo que lo mejor es no darle importancia. Incluso, aunque fuera real, quizás sería mejor pensar que se trata todo de una broma de mal gusto de nuestra mente, ¿no?

Por cierto, nunca he vuelto a ver a un hombre sombra desde entonces.

El lanzamiento de SpaceX y la decepción: 50 años de predicciones espaciales fallidas

En la famosa película de 1968 de Stanley Kubrick, 2001: Odisea en el Espacio, para el año 1999 la humanidad tendría bases en la Luna. Para 2001, sería capaz de enviar misiones tripuladas a Júpiter.

Estamos en el año 2020 y ni siquiera hay planes reales para ir a Marte. De hecho, lo más emocionante por estos días es el lanzamiento que tendrá lugar el 30 de mayo de la nave tripulada de SpaceX desde el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral (Florida, EE. UU.)

Por supuesto, Kubrick y Arthur C. Clarke, quien co-escribió el guion de la película, no fueron los únicos que se equivocaron en sus predicciones sobre la colonización de nuestro Sistema Solar. La lista de vaticinios fallidos en lo que respecta a la Luna, Marte o cualquier cosa que esté más allá de la Estación Espacial Internacional es larga y sus autores, diversos. Pero aquí dejamos nota de algunas de esos fallos:

Arthur C. Clarke: vuelos espaciales comerciales para 2011 y misión tripulada a Marte para 2021

Arthur C. Clarke
El escritor Arthur C. Clarke a la derecha

Clarke vaticinaba que el ciudadano común podría estar volando hacia el espacio para disfrutar de su tiempo de ocio en 2011. Si bien es cierto que la misión de SpaceX abrirá esa posibilidad, pues la compañía tiene entre sus planes ofrecer este tipo de servicios, todavía queda camino por recorrer.

En cuanto a Marte, luce todavía más lejano si tenemos en cuenta que la gran meta que tiene en mente el gobierno de EE.UU. es volver a la Luna en 2024. Y muchos no son demasiado optimistas al respecto.

Clarke, además, pensaba que para 2099 la humanidad llegaría a Júpiter. Una predicción más conservadora que la plasmada en Odisea en el Espacio, pero que aún así, parece ser demasiado optimista.

Isaac Asimov: viajes regulares a la Luna en 2019 y plantas lunares de energía

Base lunar
Modelo de base lunar

Otro entusiasta de los viajes espaciales era el escritor Isaac Asimov. Creía que para 2019 estaríamos viajando a la Luna con frecuencia. Allí habría una estación de energía solar equipada para convertir la energía recolectada en microondas que se enviarían a la Tierra.

Este proyecto implicaría a un esfuerzo conjunto de parte de todas las naciones. La energía conseguida no sería propiedad de nadie sino del mundo en general. Con ello, las guerras y los conflictos serían cosa del pasado pues las naciones tendrían que ponerse de acuerdo para recoletar esa energía. Y Donald Trump dice: “Hold my beer”.

El presidente de EE.UU. anunció la disposición de su país de privatizar nuestro satélite natural. El sueño de Asimov luce más que lejano.

Daniel Bell: estaciones espaciales y avanzadillas en Marte

Imagen de la Estación Espacial Internacional

Bell era sociólogo y profesor de la Universidad de Harvard. En 1987 predijo que para 2013 habría estaciones (así, en plural) espaciales orbitando permanentemente la Tierra y, posiblemente, avanzadillas en Marte. Además, aseguraba que se fabricarían medicinas en el espacio.

Al menos estuvo algo cerca con lo de las estaciones espaciales. Aunque en este caso, solo hay una y no permanente. Ya hay planes para desmantelar la Estación Espacial Internacional esta década por el enorme gasto que supone para NASA.

¿Cuánto café es demasiado?

A los que hacemos sarcasticismo.com nos encanta el café, tanto que hemos tenido que proponernos no tomar más de dos tazas al día (máximo, máximo tres, si el día se complica o la bebé no nos ha dejado dormir demasiado….), porque sabemos que bueno, bueno, no es. Bueno, tampoco malo, pues internet está plagado de artículos sobre que podría prevenir el Parkinson y el Alzheimer, a la par que ¡nos ayuda a tener una mejor digestión y nos estimula! A ver, que hay tantos estudios sobre este tema cuánto opiniones, pro lo que preferimos no adentrarnos en esta parte.

Pero si nos hemos fijado una ingesta máxima diaria, es porque aunque no tengamos demasiado clara la medida, sabemos, al igual que muchísimas personas, que tomar demasiado café es malo para la salud. Tanto así, que existen casos de personas que han tenido sobredosis de cafeína, algunos de ellos con resultados mortales.

¿Cómo es una sobredosis de cafeína?

Ayer leímos en algunos medios sobre el caso reciente de una mujer de 26 años que tuvo que ser trasladada al hospital Queen Elizabeth de Londres por haber ingerido dos cucharadas de cafeína en polvo.

Esto último, merece la pena un inciso. La cafeína en polvo puede comprarse en Internet, por lo menos aquí en España, y a veces viene en pastillas. De hecho, nos ha dado por buscarla y se consigue tan fácilemente como si quisieras comprar un kilo de arroz. Una pastilla de 80 mg, describe uno de los productos que conseguimos, equivale a dos tazas de café.

Pero, ¿por qué alguien querría consumir la cafeína así en vez de beber un deliciosito café? ¡Porque aumenta el rendimiento en tus entranamientos, tiene menos calorías, no mancha tus dientes y es más económico que ir a una cafetería!, reza la descripción de otra presentación de lo mismo.

Así que podemos cerrar el inciso y volver a la historia de la mujer que llegó al hospital angustiada, con “palpitaciones, sudoración, ansiedad y dificultad para respirar”, además de presión arterial baja, según explicaron los médicos que la atendieron. Así puede ser una sobredosis de cafeína, y para salvar a la paciente -porque afortunadamente lo lograron- tuvieron que aplicar diversos tratamientos y trasladarla a cuidados intensivos.

¿Cuánta cafeína causa una sobredosis?

Según un estudio, una sobredosis leve se da por 1-2 gramos de cafeína, mientras que una sobredosis alta se puede dar por la ingesta de 5 gramos de cafeína en adelante, dosis suficiente para poder causar la muerte.

La paciente en Londres había tomado 20 gramos de cafeína, equivalentes a haber bebido ¡56 tazas de café a la vez! Queda claro que estamos hablando de una cantidad sumamente peligrosa.

Ella dijo que está sorprendida de que pueda comprarse tal cantidad por poco dinero libremente en internet. La verdad es que tiene un punto. Desconocemos si el empaque que ella compró vendría con una etiqueta fluorescente que dijera “Peligro: no tomar más de… tanta cantidad”.

Lo que sí hicimos fue buscar tal avertencia por nuestra cuenta en nuestra soprendentemente rápida averiguación en un famoso marketplace (uy, qué misterio, ¿cuál será?). La presentación de 1 cápsula= 2 cafés, recomienda (ojo, ¡¡¡¡recomienda!!!!) no ingerir más de una cápsula al día. Otra de las presentaciones consultadas, cuya modadlidad es 1 cápsula= 3-4 tazas de café, advierte que la cantidad máxima segura al día es de 400 miligramos.

En fin, que la información no termina de ser demasiado clara y hay para todos los gustos. Quizás una sustancia que puede resultar letal si es mal administrada no debería venderse con tanta facilidad, a bajo costo, sin restricciones y al parecer, con no demasiada información al respecto.

¿NASA encuentra evidencia de universo paralelo? Spoiler: no

Te despiertas, vas a Twitter, ves que hay una tendencia que se llama “NASA” y piensas: “Interesante. Habrán anunciado algo importante”. Normalmente, el anuncio es llamativo, aunque nada del otro mundo, al menos no para el común de los mortales que entendemos poco sobre cuestiones astrofísicas.

Pero no, haces clic en la tendencia y se te cae la mandíbula hasta el piso: “La NASA halla evidencias de un universo paralelo donde el tiempo corre hacia atrás”. ¡Por las sagradas barbas de Josecristo, esto va a hacer que lo del coronavirus quede sepultado en el olvido! ¡La gente dirá que Stranger Things tenía razón, que los hermanos Duffer son unos profetas y nos esconderemos todos a la espera de la llegada del Demogorgon!

NASA no encuentra evidencia de universo paralelo
¡Cuidado! ¡Que viene el Demogorgon!

Pero la emoción rápidamente es sustituida por el maldito escepticismo. Maldito, pero sano. Y te pones a indagar.

Rápidamente te topas con gente entendida de estas cosas, como José Luis Crespo de QuantumFracture, explicando que todo es un engaño. O bueno, casi todo.

Averiguas un poco más y te enteras de que el supuesto universo paralelo es una de las posibles explicaciones, y la más alocada, para los resultados un hallazgo realizado en 2016.

Resulta que ese año, un grupo de científicos en la Antártida encontró neutrinos que venían, no desde el espacio, sino desde la propia Tierra. Algo nunca visto pues los neutrinos de alta energía no pueden atravesar objetos. Para entender esto, una de las hipótesis que surgió fue la de que los neutrinos se habían transformado en otro tipo de partícula (tau lepton), atravesando la Tierra y volviendo otra vez a su estado incial. A partir de este punto, en un artículo de la revista New Scientist elucubraron posibles (y radicales explicaciones, como reconocen) que incluyen un universo paralelo hecho de antimateria.

¿Y qué pinta la NASA en todo esto? Nada. No hay comunicado en el que se pronuncien al respecto. Lo que si es cierto es que el observatorio en Antártida donde se hizo el hallazgo ha sido financiado por ellos.

Video que “prueba” que el 5G podría ser la causa del COVID-19 es fake

Los genios malignos son muy listos. Ya sabes, por eso de que son genios. Inventaron una cosa llamada 5G, que se supone que hace el internet más potente. Entonces, las compañías de telecomunicaciones instalan antenas en todo el mundo para llevar a cabo sus pérfidos propósitos. La gente, ignorando el oscuro plan, no sabe que las torres emiten señales que dañan sus celulas. La reacción produce algo similar a un virus: el coronavirus.

Esta idea rocambolesca ya tiene un rato circulando. Lo mencionábamos en esta entrada. Pero si ya esta teoría de conspiración nos producía vergüenza ajena, los conspiranoicos han conseguido superarse. En este video, vemos a un supuesto técnico que debe instalar una placa en una antena 5G en Inglaterra. Pero el técnico descubre que no cualquier placa, sino una con un propósito muy oscuro:

Así es, la placa tiene la inscripción “COV-19”. Como que los genios malignos no son tan inteligentes si van por la vida poniendo letreros que revelan sus planes, ¿no? Bueno, al menos quitaron la I y la D, para que sea un poco más difícil descubrir el chanchullo.

Sin embargo, gracias a la magia de Twitter descubrimos el fake. La supuesta placa es en realidad parte de un antiguo decodificador de televisión. Así lo explica la Dra. Michelle Dickinson:

De acuerdo con los conspiranoicos del 5G, resulta llamativo que el COVID-19 tenga una incidencia tan alta en países que han comenzado a usar esta tecnología como España, Italia, Reino Unido y EE.UU.. En contraposición, en África, donde no hay 5G, la incidencia del virus es muy baja. Touché!

Pero por supuesto, no responden cómo es que la incidencia es tan alta en otros países donde el 5G no se ha implementado todavía del todo, como Rusia o Brasil, segundo y tercer país con más casos de COVID-19 respectivamente

El coronavirus podría no irse nunca según la OMS

En Europa la gente ya se frota las manos. Con el verano a la vuelta de la esquina y el inicio de un progresivo desconfinamiento en parte del continente, muchos dan por concluída la crisis del coronavirus. ¡Ganaron los buenos! ¡Aplausos y palmaditas! ¡Todos a la playita!

Ingenuos.

Ya en nuestro último Podcast de Miércoles advertíamos que el desconfinamiento se está tomando a la ligera y que esto podría empeorar la pandemia.

Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya han anunciado dos escenarios nada alentadores para la pandemia. Al igual que la Primera Guerra Mundial cuando todos los generalotes, confiados, aseguraban que aquello concluiría en pocas semanas y duro cuatro años, lo del COVID-19 ya se perfila como una crisis a largo plazo. Estos son los dos escenarios:

Escenario optimista: 5 años encerrados en la casa

Antes de que te estalle el corazón, estamos exagerando. Pero según la científica clínica de la OMS Soumya Swaminathan, este podría ser el tiempo que tome controlar la pandemia. No necesariamente significa estar encerrados todo ese período, pero sí habría rebrotes, nuevos confinamientos, medidas especiales y muchas más muertes.

Recordemos que encontrar una vacuna no es tarea sencilla. Los escenarios más optimistas plantean que habrá una para el año que viene y luego tocará inmunizar a millones de personas, lo cual supone un reto mayúsculo. De hecho, el único virus que se logró erradicar del todo por medio de la vacunación fue la viruela.

Escenario pesimista: COVID-19… para siempre

Este ominoso escenario es el que plantea Mike Ryan, Director de Emergencias Sanitarias de la OMS. Explicó que al igual que con el VIH o el sarampión, puede que nos toque convivir con el nuevo virus por tiempo indefinido.

En el caso del sarampión, aunque existe una vacuna, no ha conseguido erradicarse y se dan rebrotes cada cierto tiempo. Algo similar ocurriría con el coronavirus, que, inclusive con la vacuna disponible, seguiría afectando por épocas en distintos lugares del mundo.

El 60% de las muertes por COVID-19 en EE.UU. eran evitables

Casi 50 mil muertes por coronavirus habrían podido evitarse si el gobierno de Trump hubiese actuado a tiempo. Eso es lo que afirma el cineasta Eugene Jarecki, quien instaló un cartel en Times Square, Nueva York, para ilustrar su estimación.

El Reloj de la muerte de Trump lleva una cuenta en tiempo real de los decesos por COVID-19 y atribuye al presidente el 60% de los fallecidos. Jarecki explica que se basó en los estudios de epidemiólogos del Imperial College de Londres en los que se asegura que de haberse tomado medidas una semana antes del 16 de marzo, se habría evitado 60% de las muertes por el virus.

Ya desde enero varios expertos habían advertido al gobierno estadounidense sobre la necesidad de preparar medidas para frenar el avance del virus. No obstante, la alarma fue desoída hasta marzo, cuando ya era demasiado tarde.

Nadie quería tomar medidas impopulares: cerrar las escuelas y los negocios. Pero lo preocupante es que durante todo el confinamiento, ha habido gran presión por parte de sectores empresariales y políticos para mantener la actividad a niveles normales. ¿Qué habría sucedido de ser escuchados?

Y ahora EE.UU. y varios países de Europa llevan adelante su desescalada y muchos ciudadanos actúan como si esto hubiera terminado. Los gobiernos actuaron con torpeza al principio de la pandemia, ahora lo hacen los ciudadanos. Si así vamos, ¿en dónde estaremos en tres meses?

Coronavirus: ¿el exceso de confianza traerá una segunda ola?

El desconfinamiento en Europa y Estados Unidos se está produciendo a una velocidad alarmante. Desesperados por salvar la economía, los gobiernos de España, Italia y EE.UU han planteado una salida progresiva de la cuarentena cuando apenas han logrado controlar la curva de contagios por COVID-19.

No queda sino confiar en los asesores sanitarios de dichos gobiernos y pensar que las medidas han sido debidamente estudiadas. Respetar la distancia social, llevar mascarilla, no congregarse en grandes grupos. Medidas que a estas alturas, todos deberían saberse como el abecedario.

Pero resulta inquietante ver cómo en muchas regiones de los países mencionados, la gente se ha lanzado a la calle en masa. Parecen olvidar por completo que el virus todavía sigue ahí afuera. De no ser precavidos, una segunda ola de la pandemia volverá a llevarse por delante el sistema sanitario de los países mencionados. De más está decir que también la economía y, cómo no, a miles de personas.

En España, circularon a lo largo de estas dos semanas fotos y videos en varias ciudades en los que la gente paseaba sin mascarillas y sin respetar la distancia social. La Comunidad de Madrid experimenta una crisis política pues su presidenta, Isabel Díaz Ayuso, decidió pasar a una nueva fase de la desescalada sin que la región estuviera preparada para ello. El gobierno nacional decidió anular la decisión.

En Italia, el alcalde de Milán, Giuseppe Sala, lanzó un ultimátum a miles de ciudadanos. Durante los primeros días de flexibilización, estos asistieron masivamente al barrio de Navagli para tomar el aperitivo y socializar.

En EE.UU., la gente asiste masivamente a la playa en Florida, uno de los estados más afectados por la pandamia en ese país.

Parece ser que estos cinco meses desde que el coronavirus irrumpiera en el mundo no han sido suficientes. La llegada de la primavera y pronto del verano en el hemisferio norte ha hecho que muchos pasen la página demasiado rápido. Los políticos quieren salvar la economía, algunos incluso a costa de las personas, y la gente solo piensa en volver a su rutina de siempre. Si hay una segunda ola de la misma magnitud que la primera, no solo nos tendremos que olvidar del verano, sino que la economía se va a hundir en un foso y miles morirán de forma innecesaria.

Esta vez no podremos decir que no estábamos advertidos.

La parca se pasea por las playas de Florida

La parca, con todo y guadaña, se paseó por las playas de Florida, EE.UU. para recordar a los bañistas que el coronavirus sigue suelto. Con más de 39 mil contagios (37 mil activos) y 1.700 muertes, la región ha sido duramente afectada por la epidemia.

Daniel Uhlfelder es el hombre que llevó adelante esta peculiar, pero acertada inciativa. Se trata de un abogado estadounidense que además realiza un persistente activismo para conseguir que todas las playas de Florida sean públicas.

“Ya sé que nuestras playas son preciosas, pero si no tomamos medidas para controlar las cosas, este virus se va a escapar totalmente de nuestro control”, advirtió Uhfelder en un noticiero local.

Uhfelder se mostró consternado ante la alta afluencia de bañistas en medio de la desescalada que se está llevando a cabo en todo EE.UU. Ya varios países han comenzado a levantar restricciones, tengan o no la epidemia bajo control. En EE.UU. han conseguido aplanar la curva de contagios, pero la situación no está como para tirar fuegos artificiales como se puede ver en esta base de datos.

Hace dos semanas lo advertía la canciller alemana, Angela Merkel: “No estamos al final de la pandemia, sino al principio”. Tras lo visto en Florida o en Madrid, donde han intentado precipitar el desconfinamiento, parece que todavía no le ha quedado claro a muchos la gravedad de la situación. No sería de extrañar que en muchos lugares del mundo se vuelvan a saturar los sistemas sanitarios.

El avispón asesino y el lado retorcido de la naturaleza

Disney y los videos virales de animalitos antropomorfizados han hecho creer a muchos que la naturaleza es noble. En contraste nosotros los humanos somos malos y brutales. Fin de la discusión.

De hecho, se ha vuelto un cliché ver en Twitter un video en el que un perro salva a un bebé (o algo por el estilo) y alguien dice: “Es que los animales son tan lindos, tan buenos. Ojalá fueramos más como ellos.”

Pues ni la naturaleza es noble ni los animales buenos. Tampoco malos, si a ver vamos. Pero la naturaleza suele ser brutal fuera de nuestro apartamento. Nuestros gatos y el conejito de Bambi tienen bastante poco que ver con la cruel realidad del mundo animal.

Para muestra este escalofriante video de una mantis devorándole la cabeza a un avispón asesino. Sí, el mismo que está dando de qué hablar en EE.UU.

La mantis coge al “pobre” avispón y le come la cabeza sin molestarse en matarlo siquiera (quizás sepa mejor fresco). Para empeorar las cosas, el avispón tarda un buen rato en morir, así que suponemos que fue una agonía espantosa.

Pero podríamos llamarlo justicia poética. El problema de los avispones verdes es que diezman la población de abejas, atacando sus colmenas. Al igual que la mantis del video, van directo a sus cabezas. Se las arrancan y entregan los cadáveres a sus crías para que desayunen. ¡Ah, la naturaleza!

Ya en Europa han causado problemas, como puedes ver en este video: